Páginas

♥
Entra y siéntete en casa...

martes, 11 de julio de 2017

Los vacíos de Guisante



Andaba yo dispersa en aquellos días;  mi guisante estaba desde hacía algún tiempo en esos vacíos existenciales,  en esos retiros que acostumbra a tener. Retiros del mundo, de todo lo que ama y de todo lo que odia. Y yo como todo lo  del mundo,  también entro en ese retiro.  


Hoy he ido yo a él.  Lo primero que he visto es mi cuadro: yo desnuda en mitad de su salón, es el cuadro más grande de la casa.   Mi guisante pintaba pero ya no pinta. Ahora es un hombre nuevo de historias y libros.  Recordé aquel guisante que pedía que me desnudara para él y  me  quedara sentada en la cama cubriendo lo mínimo entre sus  sábanas, quietecita, sin moverme demasiado y sin hacer mis travesuras, esas de la niña inquieta y juguetona que soy, solo con él, mi amante guisante.   Recuerdo su mirada, serena y concentrada, sus manos manchadas de óleo y sus ojos llenos de deseos guardados.
La casa en silencio me anunciaba que guisante no estaba... me he asomado  por  la gran ventana del salón.  Lo he visto allí abajo.  Tumbado al sol de la mañana. Contemplando el amanecer de un lunes de Julio.  He ido a su encuentro.  Me he quitado los zapatos antes de entrar en la zona de césped.  Si hay algo que me guste es la sensación del césped mojado en los días de calor.   Guisante se ha incorporado al ver como me acercaba.   Me he quedado de pie al llegar a él.  Con mi vestido de flores y cremallera en la espalda.  Guisante deja su libro en el suelo y se levanta.  "What´s wrong with T.?" 
-Solo quería volver a ti.  Solo quería escuchar tus palabras.  Solo quería mirar tus ojos.  Solo quería sentir que de alguna forma estaba en tu corazón-.

Acaricio la cara de guisante.  Ese amante tan mío que se siente viejo y cansado  de una forma tan graciosa y a la ligera. Sin pensar demasiado que él es mi pensamiento mas íntimo y secreto, mi pensamiento más divertido y agradecido.  Guisante se acerca y me miraa los ojos, sabe todo lo que  dicen mis ojos.  Se acerca. Más cerca, piel con piel pero,  sin rozarnos, y me canta esa canción al oído, la sonrisa se nos escapa.  Guisante hace descansar sus manos en mi culito mientras el susurro de su canción es como la melodía de todo lo que nos gusta compartir. Roza su boca en la mía sin besarla.   Deja de cantar y nuestras miradas llegan a ese acuerdo. Sube mi vestido suave y baja mis bragas que caen gracias a la gravedad hasta mis tobillos.  "Guisante... "  Le digo flojito  mientras paso mis manos por su cintura hasta su espalda, abrazándole.  Le beso mientras él explora bajo el vestido con su mano.  "Guisante... vida mía, estamos rodeados de las ventanas de los vecinos... ". 

Mi amante guisante es olvidadizo en esos momentos de deleite y placeres pero parece  volver un instante a ese espacio común del mundo, donde pronto llegarán todos los demás para darse baños de sol y cloro. Vuelve un momento a la realidad de las ventanas y viejos visillos.  Solo un instante. El justo para cogerme  a horcajadas  como si fuera la niña que no es difícil encontrar en mi.  Me coge en brazos y me lleva a casa olvidando mis bragas y su libro en el césped comunitario.



Andaba yo dispersa en aquellos días.   Mi guisante estaba desde hacía algún tiempo en esos vacíos y yo... yo he ido a él. Para sentir esa deliciosa sensación  que encuentro en él.    Es Lunes, casi la hora de comer.  Y vuelvo a tener esa agradable sensación de estar desnuda bajo el manto protector del hombre que deseo. Guisante me acerca uno de esos libros que andan por casa, de esos que nunca deja de leer.  "Lee un poco de este, te va a gustar"  Dice a la vez que pellizca uno de mis pezones que miran al techo luciendo júbilo y cicatriz.

 Guisante pasea desnudo mientras abro el libro, se acerca a la ventana y mira esos espacios comunes a estas horas concurridos de niños y madres ociosas. Mira el césped... mira su libro y las bragas abandonadas en el césped de la comunidad.



12 comentarios:

  1. Lo que se dice empezar muy bien la semana para la protagonista, Nieves! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Los encuentros casuales o improvisados son los mejores. Y si, lunes y por la mañana, el resto ya es cuesta abajo jajaja
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tiene que ser cuesta abajo necesariamente, posiblemente este momento solo sea el aperitivo. Queda mucha semana... :)

      Besos

      Eliminar
    2. jaja Con cuesta abajo me refería a que ya pasó lo peor y que a partir de ahí va todo rodado ;)

      Eliminar
  3. Buena forma de empezar la semana, entre guisantes y pellizcos en las tetas, pero "suaves" no vamos mal. Ya veremos cuando llegue el sábado.

    Besos Nieves.

    ResponderEliminar
  4. Tal para cual, Nieves.
    Besos 🌹 🌸 💐

    ResponderEliminar
  5. Bueno, de aquí un rato a por las bragas eh...

    :P

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Dichosos esos momentos en los que no se echan en falta las bragas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Apasionada amiga, una bella historia
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Y yo que llego en martessssssssssssssssss! jejejeje
    Quiero mi lunes!!! :P

    Besos =)))

    PD: me acabo de dar cuenta que no es martes hoy, es miércolesssssssssssssssssss, me faltan dos lunes! :P

    ResponderEliminar
  9. Se puede vivir sin bragas.

    Mas difícil es llamar vida a pasar el tiempo sin momentos como esos.

    ResponderEliminar
  10. Gracias amig@s. Solo puedo desearos muchos Lunes en la mañanas :) Aunque no olvideis que vosotros sois los que teneis la magia de crear estos momentos...

    Besitos...

    ResponderEliminar

Hola chic@s!!!!
Gracias por visitarme, por estar y compartir tus pensamientos....